11



Las banderas en alto. Un grito. Las letras en retirada pintaron un lamento. El plomo avanza, los guanacos hacen gárgaras y las espumas por las comisuras brotan. El metal se detuvo, el escondite es un cerro de muerte. Al circo empiezan a llegar los condenados por pensar. Un estruendo, dos, tres, incontables. La savia cae al igual que sus raíces. Es tarde, la oscuridad engaña a los ojos, pero los oídos oyen al monstruo. El artista sin dedos ya ilustró su última proeza. El hombre libre de la alameda fundió el mango de su bandera y con ella se vistió de leyenda.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

#ComentarEsParticipar