Señales



Las agujas giran, los pies sienten la bifurcación del camino. Adelante ya se dividió en dos, imposible parar, volver a atrás. El desgaste, el mal humor, la sequía del lecho, confirman el porvenir.

Nada puede hacerse, nada se quiere hacer. Todo quiere concluir, todo quiere empezar. Si hubo una luz en el camino, hoy son chispeos.

El disfraz incomodo en las galas del clan, las caretas quieren volar, los labios chocar. La mente como coctelera no para de pensar recubierta de añoranzas de lo que nunca pasó.

Saber que se debe hacer no satisface a los impulso cotidianos, en las recetas preestablecidas está la respuesta. Pero no es suficiente, se reusa, no quiere nada de eso, y quiere todo a la vez.

No es el momento dicen por allá, a pesar de que lo sabe no escucha, el vértigo como acidez estomacal arde por dentro. Se va consumiendo, el juego lo aburre. Es un espartano. Dará pelea, pero está sediento del gesto, la señal. La estrella fugaz que espera pasar.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

#ComentarEsParticipar