Un camino en dos


Con el brazalete desenterrado, la consigna se estampa en cada día. Situaciones que no deseamos están por ocurrir, el frente a frente se dilata solamente porque no nos animamos. En esta batalla el espartano se rindió, debe morir. Queda poco camino, el caminante desde lejos veía lo inevitable de esas piedras puntiagudas. Rajaron la tierra, el único camino ya son dos. Adelante de ambas direcciones está el sol, los nubarrones son la resistencia del adiós, la lluvia una lavada de cara para despertarnos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

#ComentarEsParticipar